28 Φεβρουαρίου 2013

ΕΡΩΣ ΚΑΙ ΑΝΤΕΡΩΣ 2

ca 350  a.C,  Museo Británico

Y semejante a un aire o a un eco que, rebotando de algo pulido y duro, vuelve de nuevo al punto de partida, así el manantial de la belleza vuelve al bello muchacho, a través de los ojos, camino natural hacia el alma que, al recibirlo, se enciende y riega los orificios de las alas, e impulsa la salida de las, plumas y llena, a su vez, de amor el alma del amado. Entonces sí que es verdad que ama, pero no sabe qué. Ni sabe qué le pasa, ni expresarlo puede, sino que, como al que se le ha pegado de otro una oftalmía, no acierta a qué atribuirlo y se olvida de que, como en un espejo, se está mirando a sí mismo en el amante. Y cuando éste se halla presente, de la misma manera que a él, se le acaban las penas; pero si está ausente, también por lo mismo desea y es deseado. Un reflejo del amor, un Anteros* es lo que tiene. 

Platón: Fedro o de la belleza 


1 σχόλιο:

Javier Arnott Álvarez είπε...

Es impresionantemente bello !!!!

Related Posts with Thumbnails