5 Οκτωβρίου 2009

ΣΤΗΣ ΗΔΟΝΗΣ ΤΟ ΣΠΙΤΙ

En la escalera (1904)

Cuando bajaba yo por la sórdida escalera
entrabas por la puerta y, fugazmente,
vi tu rostro deconocido y tú me viste.
Me escondí luego para que no me vieras de nuevo, y tú
pasaste aprisa, escondiendo tu rostro,
y te perdiste dentro de aquella sórdida casa
donde no hallarías el placer, como tampoco yo lo hallé.

Y, sin embargo, el amor que deseabas, yo podía dártelo;
el amor que yo deseaba -tus ojos cansados y ambiguos
me lo decían- tú podías dármelo.
Nuestros cuerpos lo habían percibido y se buscaban;
la sangre y la piel nos comprendieron.

Pero, turbados, los dos nos escondimos.

Image Hosted by ImageShack.us
Andreas Karayan (Chipre)

Y en sus lechos me recliné y me eché (1915)

Cuando entré en la casa de placer,
no me quedé en el salón donde, con cierto decoro,
se celebran aceptados juegos de amor.
Me fui a las alcobas secretas
y en sus lechos me recliné y me eché.

Me fui a las alcobas secretas
cuya sola mención avergüenza.
Mas yo no siento vergüenza -porque entonces
¿qué poeta sería yo y qué artista?
Mejor haber sido un asceta. Estaría más a tono,
mucho más a tono con mi poesía
que hallando placer en el promiscuo salón.

C.P. Cavafis: Poesía Completa (Alianza Tres, 1982)
Trad.: Pedro Bádeñas de la Peña

1 σχόλιο:

senses or nonsenses είπε...

Me fui a las alcobas secretas
cuya sola mención avergüenza
.

gracias por los enlaces a Never on Sunday, adoro esa película, y a la Ilya/Melina cantando a los chicos del Pireo.

un abrazo.

Related Posts with Thumbnails